Breve reseña

 

 

Rosa Flora del Carmen Herrera Hidalgo, una mujer nacida en la comuna de Taltal, en la segunda región de Chile, un 3 de Septiembre del 1933. 

 

Desde su infancia como estudiante, demostró una gran inteligencia, capacidad de observación y liderazgo, destacándose por ser una excelente estudiante y, a la vez, una muy buena compañera.

 

En su adolescencia, en la ciudad de Antofagasta, el amor por un joven carpintero, Juan Tomás Albarracín Valdés, la llevó a formar una familia, la cual forjaron durante cada minuto de sus esforzadas vidas.

 

Del matrimonio de Rosa Herrera Hidalgo y Juan Tomás Albarracín, se ha generado una familia de cuatro hijos, dos están en vida, cuatro nietos y siete bisnietos.

 

Rosa Herrera Hidalgo, en su incansable necesidad de aprender, cada vez más, acerca de los fundamentos que sustentan el desarrollo de su localidad, región y país, la llevó a obtener, con casi medio siglo de vida, el Título de Técnico en Turismo con mención en Administración del DUOC Antofagasta, sede de la Pontificia Universidad Católica de Chile.  Siendo una reconocida, querida y destacada estudiante de esa casa de estudios superiores en su sede Antofagasta.

 

Donde su ímpetu de desarrollo y crecimiento personal, también contagió a su esposo Juan Tomás, el cual fue un destacado estudiante de Dibujo Técnico Arquitectónico del Instituto Nacional de Capacitación INACAP, en la década de los setenta.

 

Ambos fueron la amalgama perfecta, crisol de grandes ideas, proyectos y realizaciones, que hasta el día de hoy disfrutamos todos los habitantes del norte chileno. Algunas de sus ideas aún no son realidad, pero son reflotadas periódicamente por autoridades, candidatos, grupos empresariales o comunidad organizada.